octubre 11, 2010

VERTIDO TOXICO EN HUNGRIA


El gobierno culpa a "negligencia humana" del desastre. El director de la compañía fue detenido.


El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, culpó este lunes a la "negligencia humana" por el derrame de lodo tóxico que causó la muerte de ocho personas la semana pasada, y dijo que el Gobierno tomará el control de la empresa responsable por el desastre.
Equipos de respuesta a desastres intentaban terminar una represa de emergencia para evitar un segundo derrame de los residuos de una planta de alúmina, propiedad de la compañía MAL Zrt.
Un millón de metros cúbicos de lodo rojo se filtraron desde la reserva el lunes pasado, inundando tres poblados locales y contaminando ríos, incluyendo un afluente del Danubio.
La portavoz policial Monika Benyi sostuvo que efectivos interrogaban a un hombre bajo sospecha de "poner en peligro la seguridad pública y por ende causando múltiples muertes, además de provocar daños al medio ambiente".
El primer ministro húngaro afirmó al Parlamento que debían pagarse los daños a los afectados, los empleos en la planta debían ser salvados, los responsables debían enfrentar las consecuencias y que habría que identificar más riesgos en las instalaciones de la empresa.
"El mayor desastre ecológico de Hungría fue causado por negligencia humana, al permitir que un material peligroso escapara", dijo Orban.
"Necesitamos hacer responsable a la compañía por el derrame de lodo rojo bajo control estatal, y sus activos bajo clausura estatal, hasta que las cuatro tareas sean manejadas", dijo al Parlamento.
Orban dijo que un comisionado estatal sería nombrado para asumir el control de MAL y manejar sus activos.
Este lunes por la noche, el Parlamento aprobó un proyecto de ley que permite al Estado asumir el control de MAL, con 336 votos a favor, uno en contra y 13 abstenciones.
"A la luz de lo ocurrido, tenemos buenas razones para creer que había personas al tanto del estado peligrosamente débil de los muros del embalse, pero llevadas por sus propios intereses creyeron que no valía la pena repararlos y esperaban que el problema no apareciera", indicó.
Equipos de respuesta a desastres buscaban terminar una represa de emergencia para proteger el poblado de Kolontar en caso de que se caiga la pared debilitada del embalse dañado.
"Esperamos tener la represa finalizada para el martes", dijo este lunes Peter Szijjarto, portavoz del primer ministro, en la cadena de televisión 'TV2'.

Detenido el director de la compañía responsable
El director de la empresa que originó vertido tóxico en Hungría fue detenido. Se trata de Zoltán Bakonyi, cabeza de MAL, firma propietaria de la balsa que originó el desastre, según el primer ministro, el conservador Viktor Orbán.
La portavoz gubernamental Anna Nagy dijo que Zoltan Bakonyi, director de MAL, fue detenido por 72 horas.
En un discurso ante el Parlamento, el jefe de Gobierno anunció que se creará el cargo de "Comisario de Defensa para Catástrofes", responsable de "supervisar, dirigir y manejar" los bienes de MAL.
"La empresa que causó la catástrofe de "barro rojo" deberá ser dirigida por el Estado", manifestó el primer ministro. "No podemos seguir viviendo con peligros secretos", agregó.
Por otra parte, resaltó que Hungría no puede permitirse perder miles de puestos de trabajo en la zona afectada, por lo que habrá que reiniciar la producción de MAL, suspendida tras la catástrofe.
Los responsables del incidente, que se saldó con al menos siete muertos y más de cien heridos, serán castigados mediante un proceso "severo y justo", subrayó Orbán.
Orbán agregó que los perjudicados deben ser indemnizados, pero no del dinero de los contribuyentes, sino de la empresa.
La fábrica Magyar Alumínium (MAL) fue fundada en 1995 tras la privatización del sector industrial de ese país ex comunistas.
Una de sus bases de producción más importantes era justamente la de Ajka, a 160 kilómetros al suroeste de Budapest, donde se produjo el accidente el lunes pasado.MAL cuenta con una plantilla de unos 3.000 trabajadores, que producen diferentes productos de aluminio y bauxita, que en un 70 por ciento son exportados.
En la localidad de Ajka, la empresa cuenta con dos represas de 50 y 30 millones de metros cúbicos, esta última fue la que sufrió la rotura.

BUDAPEST
EFE y Reuters

No hay comentarios:

Publicar un comentario